El chaleco de carpintero, la última moda en la profesión