Chaqueta softshell: cada vez más imprescindible en la montaña